Mis listas

Cerrando etapas

Hola, hoy os voy a hablar de la guardería, porque el 26 de julio el bebemío acabó la guardería. Con sus dos años y casi ocho meses dice adiós al sitio donde le han cuidado, alimentado, mimado, cambiado, educado, divertido y querido muchísimo durante los últimos dos años. Igual ya iría siendo hora de dejar de llamarle bebemío, porque ahora ya es el niñomío. Aix, que mayor me siento.

 

Y como yo soy muy de listas, que me gustan más que un caramelo a un tonto, ahí va la lista de cosas que nos han pasado en la guarde que más me han hecho gracia.

  • El incidente Marco-Tomás, si quieres saber de qué te hablo, mira el post Si Dalí nos viera.
  • Todos los días que el padremío lo ha llevado a la guarde con la ropa al revés.
  • De ésos, los que he recibido fotografía por parte de las profes. Nivel Dios.
  • Anotamos también los que ha llevado los zapatos cambiados de pie. Suban las apuestas, amigas!
  • Dos carnavales. Estas chicas parecen canarias, madre mía qué festivales para carnaval. El primer año la guarde se convirtió en la aldea de los pitufos (el bebemío, con fiebre, fue igualmente –> Malamadre), y el segundo, en las películas de Harry Potter (vale, no las he visto, pero sé de qué van).
  • Todas las veces que el bebemío ha ido a la guarde con fiebre.
  • Y todas las que me han llamado porque tenía fiebre. 🙂
  • Un brindis por esas bronquitis, conjuntivitis, escarlatinas y bocamanopies. Profesionales del medio somos ya.
  • El día que me dijeron que lo llevara sin pañal al día siguiente… guatdefac!
  • Cada vez que el bebemío ha salido por el tobogán desde la ventana.
  • Cuando el bebemío aprendió a decir «Usía» (Lucía, su profe), antes que «mamá», osea, yo misma. #noteloperdonarenuncaCarmena 🙂
  • Todos los «Inés me pega» y «Claudia me estira del pelo» que he tenido que aguantar este año. El bebemíomartirito
  • El día que nos pusimos los calcetines diferentes para recordar que la diferencia es normal, y solo es eso, una diferencia, en honor a la compi con síndrome de Down (la que estira del pelo, bytheway 🙂 ).
  • El día que me dieron la orla (sí, hacen orlas de 2 años, ahí lo dejo) y pude ver quienes son realmente los compañeros del bebemío, nombre, apellido y foto!

Y así la lista, como siempre, podría ser eterna.

Ahora ya estamos de vacaciones, pensando en el nuevo cole, el uniforme, el material y todas esas cosas de niños mayores. El bebemío, perdón, el niñomío, ya es un tío mayor (ayer me preguntó si era feliz. Hola, 2 años y 8 meses, qué me deparará el futuro????)

Feliz agosto, madresmías!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *