Nuevos lugares

A veces pasa

Hola, hoy os voy a hablar de las cosas que a veces pasan. En la última entrada os hablé de las pequeñas cosas, esos pequeños detalles que te hacen la vida mejor (pasamos de los que te la hacen peor). Pues hoy os cuento un pequeño detalle que me ha mejorado la vida bastante. A ver, no tanto como la lavadora, o la rueda, pero no está mal…

Resulta que por las tardes, allá por las 5 de la tarde, como los toros, el bebemío y yo estamos en el parque. Sí, ESE lugar. Pues cerca de la casamía hay tres parques, dos que están muy cerca pero que no satisfacen al bebemío y uno que está un poco más lejos pero que le flipa. El motivo es básico, el columpio para bebés. Le flipa, podría estar horas y horas allí mece que te mece y no se cansaría. Cada vez que lo subo sé que llorará al sacarlo.

Evidentemente, el único sitio en que hay columpio con cazuelita para niños pequeños es el parque que está más lejos, es el más pequeño y siempre está llenísimo de gente.

Total, que acabo en el parque más lejano. cacaculopedopis. Así que un día se me hincharon los pechosmadremísticos y pensé, igual puedes preguntarle al ayuntamiento qué hay que hacer para que pongan una cazuelita en uno de los columpios que están AL LADO DE CASA… Y así lo hice.

Primero le envié un tuit al ayuntamiento preguntándole qué tenía que hacer para pedir una modificación en el parque. Me respondieron dándome una url de la sección de parques y jardines del ayuntamiento, donde puedes proponer cambios en los parques infantiles. Y allí que llegué yo, rellené el cuestionario (en plan mártir, lo confieso, rollo mi vida es una mierda porque tengo que andar para ir a otro parque) y le puse que si hacía falta podía conseguir firmas y todo (sí, he llegado a eso). Total, que una semana después ni mú ni má.

Y llegó el viernes, que es el día que la tía del bebemío lo recoge a las 12 para llevárselo a pasear y a tiear por la city. Y me envía una foto del bebemío en el columpio CON CAZUELITA nueva. Yo en shock. Previamente, el ayuntamiento me había contestado un mensaje con un error afirmando que se había gestionado mi petición. Coño, yo pensaba que «gestionando» quería decir que se lo estaban pasando de departamento a departamento… Pos no, gestionado es que lo habían hecho! No sé si mi petición fue la número 1.000, o si me tocó un funcionario que acaba de ser padre y está sensible, o si es que nunca nadie lo había pedido. Quiero creer que fue mi gracia y donaire :).

Y así es como mi vida mejoró, mis riñones concretamente, y mi ciática, que estaba hasta las bolas de mecer al bebemío en un columpio sin cazuelita. Y ahora todos nos beneficiamos de este acto. Porque, a veces, las cosas pasan. Pero no hay que olvidar que hay que hacer algo, nada cambia porque sí. Así que deja de quejarte por todo y ACTÚA!

Feliz martes. Besos, la madremía.

 

Y para que quede constancia, ahí lo tenéis (ole ese charco eh!)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *