Agravios·Mamiconsejos·Preguntas

Flores pa que os quiero

Hola, hoy os voy a hablar de lo que me pasó ayer.

Martes, 11.30h de la mañana, floristería de la calle de Muntaner. Me dispongo a comprar abono para mi jazmín, que no está floreciendo como los demás y tengo envidia. El bebemío Roc en el carro, se pone a llorar, principalmente porque me he parado a mirar unas flores. Es así, no le gusta el carro a no ser que esté en movimiento.

Florista: Hola, ¿te puedo ayudar?
Yo: Pues claro, mira, quiero un abono para mi jazmín que no está floreciendo como los demás y una plantita para poner en una estantería que cuelgue…
Florista: Perdona que me meta donde no me llaman (ya vamos mal), pero no crees que llevas a tu hijo muy tapado y llora porque tiene calor (la llamaban pitonisa).
Yo: Está llorando porque no quiere ir en carro, pero igualmente no te he pedido tu opinión y…
Florista: Que no te moleste, eh!, que es que yo soy primeriza y los consejos de la gente me van muy bien y… (pocos consejos le habrán dado!)
Yo: Mira, pues hablando de consejos, ¿no crees que vas un poco fresca con esa camiseta de tirantes? (ella ojiplática). Porque si tú puedes opinar de la ropa de mi hijo, yo puedo opinar de la tuya, ¿no?
Florista: Mujer, no te ofendas, solo es que yo pienso que…
Yo: Insisto, no vas muy fresca, es que yo pienso que… ¿me sigues? (a ver si ahora lo pilla…)
Florista: Ok, ¿qué planta quieres?

Y SE HIZO EL SILENCIO.

Y sí, me llevé el abono y una enredadera, para que veáis que no soy tan rencorosa.

Pero basta ya de meterse donde a una no la llaman. Y esto es aplicable a floristas, carniceros, panaderos, pescaderos, cajeros de supermercado, viejas que van por la calle, suegras…

Beso, la madremía hastalasbolas.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *