Agravios

Mi primer post, o lo que es lo mismo, los agravios

Hola, me estreno en este mundo digital de la maternismo presentándome, soy la madremía, una futura madre con tiempo libre que vive situaciones a ratos surrealistas, a ratos aburridas, y a ratos vulgares y normales. Hace aproximadamente cuatro meses y pico que llevo un ser en mi tripón, por que sí, yo tengo barriga, no soy de esas mujeres afortunadas por estar flacas sino que ya traía lastre de antes. Y esto me lleva al tema de este post: los agravios.

 

Supongo que vosotras, otras madremías, habréis vivido situaciones de esas que te encantaría poder estrangular al interlocutor pero por la maldita educación que nos han dado, nos hemos aguantado. Pues ahí estoy yo para listarte las mías, que en cuatro meses han sido ya suficientes como para ponerse a llorar en vez de a reír.

 

Agravio 1: ¿Seguro que solo llevas uno? Esto viene a cuento de que como yo ya tengo más barriga que una madremía normalita, pues eso. Esto me lo dijeron a los tres meses. Ellos no lo saben, pero en realidad no es un pichilla, es una camada de skinheads esperando para patearle el culo en cuanto salgan. Para fin de año, por cierto.

Agravio 2: ¿Seguro que no estás demás? Va ligado con el anterior. Claro, mi ginecóloga es una inútil y no sabe interpretar. ¡Qué coño! Le gusta engañarme y decirme que estoy de menos para que me sienta gorda.

Agravio 3: Seguro que es un chico, porque con los niños las madres se ponen muy feas. ¿Hace falta añadir algo más? Lo mejor, ES CHICO.

Agravio 4: Si no tomas calcio se te caerán los dientes. Lo típico que se dice a una embarazada para alegrarle la vida. Y esto me lo ha dicho alguien muy muy muy cercano, así que aún duele más. Por lo visto debería estar amorrada a las ubres de una vaca para poder tener mi ración diaria de calcio. Eso o lamer botes de sésamo. En fin.

Agravio 5: Este es un agravio así por lo bajini, porque me lo dijo mi madre (de esta sí que os digo el pecador) que está en los cielos, así que se lo perdonamos todo. El día que el padremío y yo le dijimos que iba a ser abuela por tercera vez nos preguntó que de quién. No podía creer que ambos estuviéramos capacitados para traer una vida a este mundo. Grande mamá, grande.

Y hasta aquí, mis primeros agravios. Tranquil@s, estoy segura que aumentarán. Madresmías, ¿a vosotras también os ha pasado? Contádmelo por Dior, que las penas en común son menos! J

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *